Desde aquí abajo
David Fernández García

De pata negra
Marta Lobo

Yas entre amigos
Yasmina Suárez González

Aquí Ribono
Emilio Fernández García


Rarezas
María Antonia Goás

Susa Caústica
Susana Álvarez


Alma de poeta
Matilde Suárez

El Mirador
José Feito

Cosas de pulpos
Ana Pérez

Menudo Cuento
César Fernández


Viajes para visionarios
Merebith

Signos del Alma
Roxana Herrero

 

Escaparate
José Feito y
David Fernández


Leo luego existo
por Cesár Fernández

En la vertical
por Pilar Castañón

Links

Contacto

Webmaster



------------------------------------
Números publicados
------------------------------------

Hemeroteca

 
 


VIEJO Y ENFERMO

EMILIO FERNÁNDEZ

Obsesiones. Nuestro primer libro.  

Voy por mal camino: aprecio que la mitad de la gente se muere de pobre o enfermedad (perdón por la redundancia), y la otra mitad fallece de tristeza, de soledad mal llevada, de un espíritu enfermo. Árbol sin fruto, noche sin luna, mar sin estrella, barco sin velas.
Esta sensación de tristeza es la que siento al ver a mis colegas de tertulia a la puerta del Centro de Salud. Están enfermos, estamos enfermos. Somos viejos y eso es lo que nos espera: la muerte. El gran drama del hombre no es dejar de creer en los dioses sino dejar de estar sano.
El hombre occidental cree mucho en sus posesiones, adora sus cosas, pero ha dejado de creer en su salud. Sin palabras, banderas, héroes o amores verdaderos. Solitario en compañía, repleto de bienes materiales, pero con la muerte saludándole en cualquier esquina con la posibilidad cierta de que le abrace en cualquier atardecer.
Con la esperanza muerta, con besos sin amor y abrazos sin ternura: somos viejos. Sin banderas, ni héroes, ni dioses, sin patria que defender, ni patriotas que honrar, porque el olvido, ay el olvido; incapaz de encontrar camino.

Hoy me encuentro más viejo y solo que nunca, más egoísta que siempre. Adónde iré yo que desdeñé por ignorancia la poesía e hice burla del amor, del fundamental amor, de la nostalgia por lo perdido, de los hijos idos, ay los hijos idos; descuido de los años vividos con orejeras de jamelgo.

---------------------------------------------------

EL FORO © 2006