COORDINADO POR TINO PERTIERRA
• Especial Verano 2007
De excursión

César Fernández

Muerto el perro

Emilio Fernández García

Vacaciones en La Puna

Roxana Herrero

Verano

Matilde Suárez

Verano

Ana Pérez

Detalles sin importancia

María Antonia Goás

La vida comienza aquí

Yasmina Suárez González

MUERTO EL PERRO

-¡Oye tío! ¿Qué pasa contigo? Deja de hacer el idiota con el ordenador y vamos a Les Seniaes a dar un paseo.

-¿Cómo te atreves a molestarme? No ves que estoy escribiendo.

-A cualquier cosa le llamas tú escribir. Es cierto que te pasas todo el día dale que te pego al teclado pero de eso a escribir... ¡por favor!. Tú no sabes escribir ni la lista de la compra. ¡Anda dedícate a la música!. O mejor, trabaja en algo productivo que Caldera no va a vivir siempre.

-¿Qué me estás llamando...?

-Dejémoslo ahí, es mejor. Pero por favor, vamos a dar un paseo que hace un día estupendo, vamos apaga eso.

-Desagradecida... ¡Tú qué sabes de mi categoría como escritor!. Si supieras que hasta el mismísimo presidente Zapatero me lee cada día y sigue mis consejos.

-¡Amaneció! ¿Que te lee Zapatero? Este hombre aloqueció.

-Pues sí, porque él me lo ha dicho varias veces.

-¡Toma ya! ¿Y cómo te has sentido cuando te lo dijo?

-Comprometido y alagado a la vez. El que un presidente de gobierno lea lo que escribes es un alto elogio que te obliga a investigar y a escribir de temas importantes. Es una de las razones por la que me esfuerzo cada día, para enseñar al presidente Zapatero y a otros cientos de personas importantes del mundo a dirigir los destinos de millones de personas.

-¿Y por qué crees que el presidente Zapatero y esas miles de personas importantes te leen?

-Supongo que debe ser porque ellos saben que lo que yo les enseño no se encuentra en los libros. Ni siquiera esos equipos asesores que tienen cercanos les pueden aconsejar como yo lo hago. En el caso personal de Zapatero, creo que él me lee para saber responder mejor a las necesidades del pueblo que le dio el poder. Sólo recordar aquél día de resaca electoral cuándo les prometió a muchos que confiaron en él que no les iba fallar. Ese es un compromiso muy importante que sin mi ayuda estoy seguro no podría cumplir. Por eso me valora y me estima tanto. Está claro que me necesita y no le quiero fallar.

-Pues la próxima vez que hables con él dile de mi parte que ¿cómo es posible que en pleno siglo XXI se me pueda tratar en esta casa como una esclava, se me maltrate psicológicamente, no se me considere como una más y ni siquiera respeten mis horas de paseo? Porque ¡anda como andamos en esta casa de compañerismo...! Y quede claro que si se me maltrata así en esta casa es por tu culpa. Pero bueno, algún día... A propósito, ya que eres "amigo" de Zapatero pregúntale si me dejaría pasar unos días de vacaciones en La Moncloa. Me apetece cambiar un poco de aires y pasear por esos jardines tan bonitos sería ideal.

-Además de vaga y atrevida, me saliste chistosa... Desgraciadamente esto confirma mis sospechas: Eres tan inútil y vaga que no sirves para nada. A ti mientras no te pisen el rabo, tu cuna esté aseada, el agua fresca y el pienso lo tengas a tu hora el mundo te importaba una mierda. Eres una vergüenza y un estorbo para esta familia.

-¿Yo un estorbo...? Después de dedicaros todo el día con exclusividad para que no os falte de nada ¿así me lo pagas? ¡Desagradecido...! Pero ¿y tú? a parte de dártelas de importante sin ser más que una ilusión, porque no me negarás que tu familia no sabe si te tiene o te sueña, ¿verdad? ¡Mira que tiene bemoles el tío...!, eres un cara dura tan grande que sólo te quieres a ti mismo. ¡Patético! Y ahora dime, ¿qué pretendes con eso de que te lee el presidente Zapatero y esos cientos de personas importantes? ¿Acaso quieres que nos creamos tus fantasías de grandeza...? ¡Dios mío cómo estamos...!

-¿Pero qué dices desgraciada? Sabes una cosa... me tienes harto y no te aguanto más, esto se acabó. Yo te enseñaré modales. Desde luego que vamos a Les Seniaes y sin perder un minuto. Pero antes vamos a la cuadra por la fesoria que te voy a contar un cuento por el camino...


Emilio Fernández © 2007
Links
Contacto
Webmaster
Hemeroteca